domingo, 3 de noviembre de 2013

ORGULLO Y PREJUICIO DE JANE AUSTEN


 



Esta novela , inicialmente titulada “First impressions”, es considerada la más completa y lograda de las obras de Austen. Los protagonistas tienen entre ellos el abismo de pertenecer a clases sociales distintas. El joven Darcy es el heredero de una aristocrática mansión y se relaciona con familias elegantes. La  bella Elizabeth Bennet (menos bella que su hermana Jane), es hija de una familia de modestas posesiones, cuya casa y tierras están amenazadas de pasar a una lejana rama familiar por el hecho de no tener heredero varón.

La clase social aristocrática aparece simbolizada en tres hermosas propiedades: en primer lugar Netherfield Park, cercana a la granja de los Bennet, alquilada como mansión de caza por el joven y rico Bingley. En segundo lugar la bellísima Rosings, propiedad de la injusta y soberbia Lady Catherine de Bourgh, tía del protagonista; y finalmente Pemberley,la hermosa casa solariega de Mister Darcy.

Elizabeth ama a su familia, pero llega a avergonzarse de ella. Su madre, de pocas luces, obsesionada por casar a sus cinco hijas, se deja llevar por su locuacidad y victimismo. De las hermanas, las dos pequeñas son coquetas insufribles, incultas y carentes de sensibilidad, en especial una de ellas, Lydia. En menor medida, pero también es erróneo el comportamiento de la mediana, Mary, que desde una supuesta superioridad moral critica todo y da lecciones a diestro y siniestro. Tampoco el padre, Mister Bennet, resulta ejemplar : su inacción, su crítica irónica crea un constante ambiente de desapego familiar. Hay en él, no obstante, un fondo de rectitud que aparecerá cuando la familia toque fondo.

Elizabeth sólo se entiende plenamente con su hermana mayor, Jane, que además de bella es sumamente bondadosa. Sin embargo la aguda sensibilidad de Jane Austen nos indica el punto débil de Jane Bennet : su benevolencia le lleva a vivir en un mundo irreal y a juzgar equivocadamente personas y situaciones.

Tan sólo Elizabeth va a representar el pensamiento de Jane Austen.En un ambiente nada propicio, la joven Liz intenta cultivar su inteligencia, y comportarse siempre de forma digna. Amante de la sencillez, recibe con agrado la presencia de los jóvenes caballeros vecinos. Pero la actitud inicial del protagonista subleva su sentido de la dignidad y la justicia. A partir de este juicio inicial tan negativo, Elizabeth irá añadiendo agravios nuevos, más o menos ciertos. Así como Mister Darcy representa el orgullo, Elizabeth será el prejuicio.

A partir de un determinado momento ,irá cayendo la venda de sus ojos; el comportamiento del joven aristócrata, a la luz de nuevos datos, no sólo no es negativo, sino abiertamente positivo. La joven reconoce que sus prejuicios van desapareciendo, y se  alegra porque la corriente subterránea que regía su relación era de un sincero enamoramiento mutuo. Bastará que ambos pongan con sinceridad sus cartas sobre la mesa, que hagan  el recorrido de reconocer su error, abrirse al perdón del otro, expresar sus verdaderos sentimientos y abrirse a un futuro de unión y felicidad.

La BBC hizo en  1995 una extraordinaria versión de esta novela en 6 capítulos, con Colin Firth y Jennifer Ehle como protagonistas. La película de 2005 que tiene a Keira Knightley como protagonista resulta menos fiel al original, aunque tiene una gran belleza y originalidad.

1 comentario:

  1. Vengo de la revista "Familia y cultura", y era para decir que me ha parecido excelente su artículo sobre Jane Austen. Enhorabuena. Haré lo posible por ver la serie.

    Gracias por todo.

    ResponderEliminar